Con la tecnología de Blogger.

Seguidores

Favor mostrar su visa dominicana, ciudadanía o "Green Card"

Gracias!

Datos personales

Mi foto

Escribo por muchos. Hablo demasiado y callo poco. Mi blog es mi voz y mis seguidores mi conciencia.

2012

A sólo horas del conteo regresivo que nos llevará directo al 2012, reflexiono –como todo el mundo- sobre lo que fue el 2011 y lo que anhelo a partir de mañana. Veo mi bagaje emocional como un equipaje permanente, que fui llenando con lo que recogí en mi caminar diario. Observo que no siembre coleccioné experiencias. En algunas cuestas que encontré en mi sendero, tuve que deshacerme de alguna carga para poder seguir adelante. Dejar atrás algún rencor o prejuicio que me anclaba a un pasado o personas que era necesario dejar donde están: Atrás.
Esta introspección mañanera y algo aburrida, está inspirada no sólo por nuestra posición en el umbral de un año nuevo. Está influenciada por la experiencia que me regalaron dos películas que vi en esta época navideña y peligrosamente sentimental. La más reciente; New Year´s Eve fue mi “Guilty Pleasure” luego de leer las peores críticas al respecto. Su reparto me entusiasmó por encima de la opinión negativa generalizada: Robert De Niro, Katherine Heigl, Ashton Kutcher, Sarah Jessica Parker, Michelle Pfeiffer, Halle Berry, Jessica Biel, Jon Bon Jovi, y otros.  Cuando vi el trailer sentí la magia del año nuevo, viva y emotiva. Perfecta para recargarme del positivismo comercial y efímero que solo sabe regalar Hollywood… o un affair en París.
Durante le película eché unos tres sueños, y no me perdí de nada. Sólo los últimos 15 minutos valieron la compra del ticket. Vi lo que fui a buscar: confeti, lágrimas, perdón, besos a la media noche, amor, esperanza y reconciliación.  Por supuesto, lloré. La felicidad ajena y el calzar los zapatos de todos los personajes, arruga el corazón y humedece los ojos. 
Hoy, no me queda nada de ayer. Estoy clarísima que no estaré en Times Square cuando baje la esfera, y planifico mi realidad feliz, pero lejana a la magia extrema de “New Year´s Eve”.
Sin embargo, también vi otra película este mes: CORAGEUOS. En mayúscula. No era de Navidad ni de Año Nuevo. Con su lema: “El honor comienza en casa”, trata de la familia. Específicamente el valor de los padres (varones) dentro  del hogar.
Ha sido lo mejor, que en pantalla gigante, he visto en mi vida. Advierto que no soy cinéfila y mis críticas suelen ser muy contrarias a la opinión experta. Soy, de hecho, la peor compañera de cine. Pregunto al de al lado sobre lo que ya pasó y lo que no ha pasado (y si atina en su predicción, me quejaré por contarme el final). Adriano, mi mejor amigo, poco le faltó en varias ocasiones dejarme sola e irse a sentar a otro lado.
Mi análisis cinematográfico se limita a la felicidad, tristeza y catarsis que me regala durante y aún después, de ver la proyección. Si hubo una mala actuación o efectos poco reales, seguro ni me daré cuenta.
CORAGEOUS es una película carente de un presupuesto millonario y ningún actor verdaderamente reconocido. Se llevará un Oscar (creo) cuando incluyan la categoría “Mejor película con mensaje e impacto social”.  Pasa lo que no esperas que ocurra, tal y como sucede en la vida real; que es imposible predecir las desgracias o fortunas de tu destino.
Les diré que lloré tanto, que no pude parar aún después de los créditos. En el carro todavía lloraba. En casa, también lloré. Lloré por todas las veces que “perdí” algo en mi camino, que me equivoqué, que no cumplí con el rol de una cristiana ideal. Pero, también lloré de gracias por el futuro y la nueva oportunidad de ser mejor ahora, mañana y en el 2012.
A varios días de esta película, todavía cargo su mensaje como una reflexión permanente.
A través de El Canal de los Monos, quiero desearles una noche de fin de año como mi corazón después de CORAGEUOS: Lleno de reflexión, arrepentimiento y la alegría que brinda la fe y la esperanza.

A mis amigos de siempre, y los que llegaron después: Gracias por ser el tesoro que nunca olvido en mi equipaje.
Que tengamos más risas compartidas.
A los dominicanos: No todos los boricuas son adictos al sexo anal; no todos los boricuas golpean a las mujeres, y no todas las boricuas cocinan arroz con huevo frito, solamente.
Abramos la mente, en este 2012.
A los puertorriqueños: No todos los dominicanos carecen de educación; no todos viven indocumentados, y aún entre los que no tienen documentos, hay quienes no vinieron a llevar una vida delictiva.
Practiquemos la tolerancia.
A mi familia: El Canal de los Monos que nos separa, es una distancia falaz.
Que nuestro lazo de unión, sea el amor que no se diluye en la geografía.
A mi esposo: Lo bueno y lo malo, bien llevado, siempre será una experiencia para crecer y una oportunidad para fortalecer el amor.
Que sea Cristo quien escriba nuestra historia de amor…
A todos: Un 2012 de paz. Adiós Rencor, bienvenido Perdón.
Que tu relación con Jesús sea el mejor regalo que puedas darte, en este 2012 y SIEMPRE.
FELICIDADES!



2 comentarios:

edgardo santiago y tania polanco 2 de enero de 2012, 8:17  

Gracias Cristina, por esas palabras con tanta luz, madurez y optimismo. Es el mejor mensaje que he recibido en Navidad y en mucho tiempo... Recibe mi carino sincero y espero que este ano sea de alegria y relaizaciones para ti y tus seres queridos.

Tu amiga y seguidora,

Tania Polanco

Elizabeth Hurtado 4 de enero de 2012, 18:33  

Wao 2012! Solo pensarlo me causa emoción. Tengo grandes expectativas hacía él. Gracias, porque con este mensaje me recuerdas, que a 4 días de iniciar el año, aún estoy a tiempo de REFLEXIONAR, TRAZAR NUEVAS METAS, REFORZAR LAS NO LOGRADAS Y TRABAJAR, para que el 2012 no se quede solo en expectativas y emoción.

Publicar un comentario

  © NOME DO SEU BLOG

Design by Emporium Digital